El histograma en fotografía

De nuevo por aquí, después de un largo mes de mudanza sin dar señales, ¡no me di cuenta de avisaros en el último post! Lo siento.

Para obtener imágenes adecuadamente expuestas y poder trabajar la edición posterior de las mismas voy a hablaros del histograma de la imagen fotográfica.  En esta entrada me gustaría daros una visión general del mismo y en las próximas entrar en detalle en él, hablando del histograma de entrada y de salida.

Para poder analizar la cantidad de luz de la imagen fotográfica utilizamos el rango tonal, que va desde el negro (sin luz) hasta el blanco (máxima luz).Dentro de esta distribución encontramos:

  • Los tonos bajos: los negros.
  • Los tonos medios: los grises.
  • Los tonos altos: los blancos.

El histograma sirve para visualizar la distribución del rango tonal de la imagen y así poder observar objetivamente su exposición. Es una gráfica cuya escala va desde el número 0, que representa el negro absoluto, hasta el 255 que representa el blanco puro.

Voy a ir volviendo a las imágenes de mi primer post, Fotografía, exposición fotográfica, introduciendo el histograma correspondiente de cada una.

 

Idealmente el histograma debería tener la mayor parte de su información en el centro, los tonos medios, y que fuera descendiendo hacia los laterales (tonos bajos y altos) hasta tocarlos. Esto solamente ocurre en la toma de fotografías de escenas donde predominan los tonos medios y hay un equilibrio entre los tonos bajos y altos.

Si en la escena predominan los tonos altos obtendremos un histograma desplazado hacia la derecha y si predominan los bajos estará desplazado hacia la izquierda. Lo más importante es que su forma se asemeje a una campana de Gaus, independientemente de que esté centrado o desplazado hacia un lateral.

Lo que no debería ocurrir es que se perdiera la forma de la campana de Gaus en dónde la gráfica se agolpara en alguno de los extremos. Si ocurre esto la imagen estará sobrexpuesta o subexpuesta.

Sobre expuesta: no tenemos información suficiente en los tonos bajos y perdemos información en los altos, ya que sobrepasamos la cantidad de luz recogida hasta quemar las zonas de máxima luz. La fotografía ha quedado bañada completamente de luz y no podemos apreciar apenas la imagen.

Subexpuesta: la información recogida es insuficiente, tanto para los tonos altos, que se quedan como si fueran medios como para los bajos, que se agolpan todos en el negro. La fotografía ha quedado excesivamente oscura.

¿Cómo obtener el histograma adecuado?

El histograma final de una imagen debería extenderse a lo largo de todo el rango tonal. Pero esto en muchas ocasiones no es posible obtenerlo simplemente con la toma fotográfica, debido a las condiciones lumínicas de la escena a fotografiar, como por ejemplo el bajo contraste de la escena.

Para ello nuestro histograma pasará por dos fases:

  • Histograma de entrada: el histograma de la imagen obtenido de la toma fotográfica, sin haber editado la imagen.
  • Histograma de salida: es la primera fase en la edición de la imagen, tocar el histograma de entrada para obtener el histograma adecuado a la imagen que estamos tratando.

Cada una de estas fases las veremos en detalle en las próximas entradas.

En resumen

Rango tonal: tonos bajos (negros; sin luz es el negro absoluto: 0), tonos medios (grises), tonos altos (blancos; máxima luz es el blanco puro: 255)

Histograma: gráfica en la que visualizamos la distribución del rango tonal de la imagen. Forma adecuada: campana de Gaus que toque los extremos (el negro y el blanco).

Imagen sobre expuesta: el histograma se agolpa a la derecha perdiendo la forma de la campana de Gaus.

Imagen subexpuesta: el histograma se agolpa a la izquierda perdiendo la forma de la campana de Gaus.

Histograma de entrada: el que se obtiene en la toma fotográfica.

Histograma de salida: el que se obtiene al editar la imagen.

Publicado en Fotografía